Saltear al contenido principal
Proteger La Piel Del Sol De La Forma Más Natural, Tips Y Consejos

Proteger la piel del sol de la forma más natural, tips y consejos

Sabemos que el sol es una inmensa fuente de energía y, como tal, sus beneficios sobre nuestro cuerpo y nuestra mente son infinitos. Nuestra piel pide sol, entre otras razones porque el sol representa la principal fuente de Vitamina D para el cuerpo, una vitamina, como sabemos, esencial para la absorción del calcio y, por lo tanto, para la salud de nuestros huesos.

El sol es, en definitiva, fuente de vida y de salud, pero entender que una exposición prolongada a los rayos UVA puede tener justamente el efecto contrario sobre nuestro cuerpo y nuestra piel es esencial para poder disfrutarlo de forma responsable.

La aparición de eritemas, quemaduras de primer y segundo grado, el envejecimiento prematuro de la piel e incluso el desarrollo de enfermedades graves como el cáncer de piel son algunos de los efectos que el sol puede producir sobre nuestro cuerpo pero que, por supuesto, podemos evitar protegiendo nuestra piel y, como decíamos, disfrutar de los rayos de forma responsable.

Por todo ello, hoy compartimos con vosotros algunos consejos que os ayudarán a disfrutar del verano sin renunciar al sol y, por supuesto, cuidando de vuestra salud. ¡Allá vamos!

Elige una crema de protección solar libre de tóxicos. Un reciente estudio realizado por investigadores del CSIC demuestra que algunos protectores solares, en combinación con el agua del mar, podrían liberar componentes tóxicos. Compartimos contigo este listado realizado por Bioeco Actual en que se mencionan las marcas con componentes tóxicos y se recomiendan otras libres de dichos elementos.

– Frutas rojas y verduras de hoja verde en tu dieta. Las frutas rojas y anaranjadas contienen un antioxidante que promueve las defensas naturales de la piel, el licopeno. Asimismo, los vegetales de hoja verde aportan al cuerpo minerales de fácil absorción, antioxidantes, vitaminas y otros nutrientes que te ayudarán a prevenir y reparar los daños causados por el sol sobre tu piel. Carla Zaplana lo explica de forma más completa en este artículo publicado en la revista Mente Sana.

– Hidrátate bien. La exposición al sol implica un mayor consumo de agua por parte de nuestro cuerpo. Hidratarnos bien le facilitará al cuerpo los recursos necesarios para reparar los daños de una posible quemadura.

– Chocolate negro y semillas, ¡tus aliados! El cacao puro puedetener un efecto reductor sobre la sensibilidad de la piel, las semillas aportan ácidos grasos esenciales que nos ayudarán a prevenir quemaduras y reducir la inflamación.

– Si el mal ya está hecho: aloe vera. Ante una quemadura, el remedio más eficaz es el gel de aloe vera, te aliviará de forma rápida y natural, dejando una sensación refrescante sobre tu piel.

¿Has  tomado nota?, es hora de disfrutar del sol, del mar… ¡del verano! Y, por si te has quedado con ganas de más, compartimos contigo un pequeño truquillo ideal para prolongar el bronceado, ¡apunta!

Utilizando una licuadora, hacemos un zumo de tomate, zanahoria y melón. Lo introducimos en una botellita pulverizadora y nos lo aplicamos sobre la piel.

¿Probáis nuestra pócima y nos contáis qué tal los resultados?, nos encanta cuidar vuestro cabello y, de vez en cuando, también vuestra piel, ¡por supuesto! 🙂

Feliz verano,

El equipo Hammam&Henna

 

Volver arriba