Saltear al contenido principal
Cabello Perfecto En Verano, Cuida Tu Pelo De Forma 100% Natural

Cabello perfecto en verano, cuida tu pelo de forma 100% natural

El verano es una época complicada para el cuidado de nuestro cabello. Los continuos lavados en esta época y, como consecuencia, la cal y el cloro que encontramos en el agua de duchas y piscinas, además de los efectos de los rayos UV, se convierten en el peor enemigo de nuestro cabello,  y tenemos que dedicarle un esfuerzo extra si queremos conservar la salud y el brillo, evitando así que el cabello se encrespe, se quiebre o adquiera un aspecto deslucido.

Los rayos UV tienen efectos distintos sobre el cabello dependiendo de si nos referimos a los rayos UVA o a las rayos UVB. Los primeros producen una degradación del pigmento, llevando al pelo a cambiar de color, tomando tonos más claros. Los segundos son los responsables de las puntas abiertas y la fácil rotura del cabello.

Los rayos UVA no tienen la capacidad de activar la melanina que se encuentra en el interior de nuestra cabellera, al contrario de lo que pasa con la de nuestra piel, y por ello el efecto que éstos producen en la melena son también opuestos a los que podemos ver en la piel. En este caso, la melanina se degrada, y es por ello que el color del cabello varia a tonos más claros.

Los rayos UVB debilitan las proteínas del pelo y producen cambios en la estructura de su queratina. Los aminoácidos, esteroles y ácidos grasos del cabello se foto-oxidan y, en consecuencia, se rompen los puentes de hidrógeno de la fibra capilar. Asimismo, en la cutícula, se da una descomposición de lípidos que hace que la cabellera esté más frágil y los pelos más abiertos, llevando a la apertura de puntas. La cistina también se oxida con el sol, convirtiéndose en ácido cisteico y llevando al cabello a perder forma y enredarse con mayor facilidad.

Para evitar los afectos adversos y cuidar la caballera, hoy compartimos con vosotras algunos consejos para cuidarlo y para que la mantengáis en perfecto estado, tanto en verano como en invierno y, por supuesto, sin recurrir a químicos para el tratamiento del mismo.

¡Tomad nota! 😉

  • Incluye semillas en tu dieta. La salud del cabello depende, en gran medida, de nuestra salud digestiva y, por lo tanto, de la forma de alimentación. Así, incluir semillas como las de chía o lino en nuestra dieta, que contienen un alto contenido en Omega-3, nos ayudará a equilibrar los niveles de ácidos grasos esenciales y nos llevará a una mejor circulación sanguínea.
  • Exfolia el cuero cabelludo. Realizar una exfoliación sobre el cuero cabelludo no solo nos permitirá oxigenar la piel, sino que además activará la circulación en esta parte de nuestro cuerpo. Al final de este artículo encontraréis una receta de un tratamiento exfoliante que nos ayudará a cumplir con este punto 😉
  • Realiza una depuración. El final del verano es un momento idóneo para depurar el cuerpo y liberarlo de toxinas, mejorando la circulación y, por lo tanto, también el estado de tu melena. Pásate durante 5 días a la alimentación 100% natural, evitando lo procesado y aumenta la proporción de hojas verdes en tus menús.
  • Fortalece las raíces de tu cabello con alcohol quinado. El alcohol quinado tiene un sorprendente efecto sobre las raíces del cabello, dejándolas fuertes y resistentes. Para prepararlo, macera 50 gramos de corteza de quina y 30 gramos de ortigas secas en 750 ml de ron blanco. Tras dejarlo reposar durante un mínimo de 20 días en una botella de vidrio, deberás añadir dos cucharadas de vinagre de sidra. Agítalo y aplícalo sobre tu cabello por la noche, realizando un masaje. Por la mañana, lávate el cabello con normalidad (receta publicada en la revista CuerpoMente). ¡Notarás la diferencia! (No aconsejable para personas con psoriasis o cuero cabelludo demasiado seco. En el momento en que el preparado produzca escozor, retirarla inmediatamente). 
  • Realiza masajes sobre el cuero cabelludo. Además de ser súper relajantes, los masajes sobre el cuero cabelludo activan la circulación de la zona, ¡disfrútalos!

Y, como os prometíamos, aquí va también la receta del exofliante para el cabello, una receta publicada orignalmente en la revista CuerpoMente.

Ingredientes

  • Sal gruesa triturada
  • Aceite de neem o cualquier otro aceite vegetal que te guste.
  • Aceite esencial de romero o de te verde

Preparación y aplicación:

Mezcla todos los ingredientes. Separa los mechones de pelo y aplica la mezcla en seco, masajeando. Retira el exfoliante con abundante agua.

¡Empieza a cuidar tu melena hoy!

El equipo Hammam&Henna

Volver arriba